Felicidad

1.» felicidad: esa cosa amarilla…» (Joseba Eskubi)

2. » El kitsch es el arte de la felicidad.» (AbrahamMoles, Titulo del libro)

3. «La traición del deseo tiene nombre: felicidad ( Slavoj Zizek Mugalari)

4. «La niñez siempre es la época más feliz de la vida- una nueva felicidad, una felicidad diferente a la felicidad de entonces, un felz recordar-sólo cuando ya no eres un niño.» (Rodrigo Fresan Mantra).Ver infancia

5. » Felicidad y placer están en la primera posada que se encuentra, en la posada del destino, tan fecundo en placeres. » que mejor que un buen fuego, una vistosa loza, una cena aceptable, un vino rudo y una amplísima cama con sábanas algo áperas, pero frescas? (Charles Baudelaire Los proyectos. Pequeños poemas en prosa)

6.» lo que para el cuerpo físico es el orgasmo lo es para nuestro cuerpo espiritual la felicidad. Es una sensación corta y abrumadora, es aquella iluminación que buscan los místicos y los poetas. No se puede ser feliz durante años o durante días enteros. Ni tan siquiera unas horas seguidas. Dostoievski la describe como un preludio a la epilepsia. Rilke habla de la «ferocidad» de la felicidad: es la belleza elevada hasta el límite de lo soportable, más allá del cual empieza el dolor. Tal vez sea Goethe el que mejor intuyó el criterio de felicidad: se es verdaderamente feliz cuando uno quiere que se detenga el tiempo, para conservar aquel momento por toda la eternidad. En cierta manera, la propia vida adquiere sentido si, en la serie infinita de momentos banales, grises, tristes, vergonzosos, ruines, miserables, aburridos de los que se compone cualquier vida se ha encendido, sin embargo, alguna vez, aunque sea una sola, la centella emocionante de la felicidad.» (Mircea Cartarescu Por qué nos gustan las mujeres)

7 . la reflexión de la felicidad debe empezar por la alegría, su fainemenon….la relación entre alegría y felicidad consiste en que esta es condición de posibilidad de aquella: el infeliz no puede alegrarse con el cielo azul y a los desesperados puede llegarles a serle hasta doloroso. Pero una nube que empaña el horizonte es la figura más elemental, trivial, de la felicidad amenazada: es como si se quisiese la felicidad no por sí misma sino por la alegría que hace posible. «Perder los ojos» dicen los italianos por «morir»; ¿es por las cuencas vaciadas de la calavera o porque poder ver el cielo azul, el día luminoso, es tal vez, a la postre, el bien mínimo y máximo, primero y último, de todo anhelo humano? ( Rafael Sánchez Ferlosio Campo de retamas. pecios reunidos pag 61). Ver alegría

8. «Me interesa contar la experiencia de estar vivo, ver qué hago con esto de estar vivo esperando la muerte. Asimilar y manejarme con eso a través de la pintura es lo que mueve mi obra. (…) mi tema es la felicidad y la infelicidad, la mía y la del prójimo. Por eso la figura humana está siempre en mi obra, el rostro, las manos, los pies… siempre grandes para que se vea esa expresión” (Detritus Aramburu Mingo, Enrique, Mi rebeldía llega por el desagrado de estar vivo. 3 de octubre de 2013, Cultura, Diario Vasco)

9. » Nuestra felicidad o infelicidad personal, nuestra condición terrenal tiene una gran importancia en relación con lo que escribimos. He dicho antes que, en el momento que uno escribe, se siente milagrosamente impulsado a ignorar las circunstancias presentes de su propia vida. Sin duda es así. Pero ser felices o infelices nos lleva a escribir de un modo u otro. Cuando somos felices, nuestra fantasía tiene más fuerza, cuando somos infelices, nuestra memoria actúa con más brío. El sufrimiento hace que la fantasía se vuelva débil y perezosa, funciona, pero con desgana y languidez….en las cosas que escribimos afloran, entonces, recuerdos de nuestro pasado, nuestra propia voz resuena de contínuo y no conseguimos imponerle silencio…» (Natalia Ginzburg Las pequeñas virtudes pag 100)

10.» El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace» ( Tolstoi)