Naturaleza, naturalidad


1.» Debemos usar la naturaleza con sobriedad. Entreteniéndose mucho en la naturaleza sin trabajo se entra facilmente en un estado enfermizo, le sobreviene a uno como una especie de fiebre» ( Brecht 1967)
2. » Pues, verdaderamente, el arte está dentro de la naturaleza y el que pueda arrancarlo fuera de ella, lo poseerá» (Durero)
3. » Como valor artístico, la naturaleza no es un modelo, poque exagera, deforma, deja lagunas. La naturaleza es puro azar. Estudiar «del natural» me parece una mala señal: revela sumisión, debilidad, fatalismo: Ese besar el suelo ante los hechos pequeños es indigno de un artista de cuerpo entero. Ver lo que es, corresponde a un tipo de espíritus distinto. a los antiartísticos, a los objetivos. Hay que saber quién se es « ( F. Nietzsche. la caida de los dioses). 
4. » El virtuosismo sencillo del arte nos atrapa con su ligereza oportuna; la elegancia-en el arte y en la vida- es la supresión de lo mecánico, sublimado en una espontaneidad armónica, el artificio convertido en naturaleza, o sea, la naturalidad» (Daniel Innerarity)
5. El más elevado de los propósitos es no tener ninguno. Esto nos pone en armonía con la naturaleza, con su modo de operar (John Cage)

6. » El arte es lo contrario de la naturaleza. El arte es soberano en su reino. el arte domina la naturaleza y rechaza lo que no domina. El arte es un reino independiente que forma parte integrante del reino de la naturaleza. El arte se nutre de la abundante naturaleza y se convierte en su señor- y rechaza lo que le es inutil. El arte domina el deseo de cristalización- necesita la forma, el límite. la naturaleza viene en auxilio del arte.» (Edgard Munch Escritos. Cristalización pag 90)

7. » Tengo mi idea personal de la naturaleza y de las cosas, y no se parece en nada a la de los demás quienes quiera que sean y no admito que civilizaciones, naciones, religiones y culturas vengan a cabrearme con sus concepciones…tengo mi propia idea del nacimiento, de la vida, de la muerte, de la realidad, y del destino, y no admito que me pongan o me sugieran ninguna otra , dado que no participo en ninguna de las ideas generales sobre las cuales pudiese llegar a encontrarme con otro hombre que no sea yo mismo.» (Antonin Artaud Cartas a André Breton, pag 38-39)