Palmera

  1. »  Me aburre identificar objetos según su función. prefiero imaginármelos haciendo algo disfuncional, utilizándolos de tal manera que el resultado de su uso sea absurdo. Hubo viento y encontré la hoja de una palmera de jardín cerca del coche. la escondí debajo, como con miedo a que me la robaran, aunque sabía que eso era una tontería, y al día siguiente la cargué y me la llevé al estudio. La he cambiado de sitio varias veces. al mismo tiempo que ocupa un lugar diferente, varía también su uso imaginado. A veces es un plumero que en vez de limpiar, desordena e incluso rompe objetos. Lo deja todo hecho un desastre. Además es enorme y pesa. Tampoco serviría para barrer. Es tan alta que parece que se le ha dislocado el cuello, está desproporcionada, y con el paso del tiempo se ha quedado sin color aunque ahora está al lado de la ventana. Es más amarilla que verde. Limpia el techo o se arrastra por él. Se abre de piernas. Bonita no es; es más bien simpática:» ( Usoa Fullaondo  Palmera_Plumero en Un atletismo afectivo, pag 81) Ver absurdo y estudio